domingo, 24 de julio de 2016

lunes, 13 de abril de 2015

LOS ESTRAGOS DEL INVIERNO

Hola. Ya estoy de vuelta en el blog (al que he tenido muy abandonado). Pero no vengo con imágenes bonitas... vengo a contaros lo que el invierno ha dejado tras de sí.
Por la zona donde vivo (un pueblo de la cornisa cantábrica) éste pasado invierno ha sido uno de los peores que yo recuerdo en general y para las plantas en particular: agua, frío, más agua, más frío, heladas, agua... vamos la combinación perfecta para que gran cantidad de ellas, a las que por falta de espacio no pude poner a mayor resguardo, hayan pasado a mejor vida... o casi.
Os muestro alguna de ellas.

Lo que queda de una pobre crásula

Daños sobre una planta de Jade...

Kalanchoes...

Un Aloe Squarrosa...

En fin, eso mismo sobre muchas otras más. Y las que no ha muerto han sufrido muchos daños.
Pero aunque haya tenido que tirar muchas de ellas que eran insalvables, la naturaleza nos sorprende una vez más y saca vida de donde parecía no haber.

Hojitas brotando de una rama semiseca de la Planta de jade....

... y sobre un Kalanchoe hibrid Bell

Ahora toca limpiar, trasplantar, y recomponer lo que ha quedado... esperemos que vengan tiempos mejores.
Hasta pronto.

jueves, 17 de abril de 2014

ES TIEMPO DE FRESAS

Siempre me han gustado las fresas. Pero hacía lo que casi todo el mundo...  iba al "súper" o a la frutería y compraba las típicas bandejas. Sin embargo, el año pasado me regalaron tres plantas de fresa compradas en un vivero. Y si os digo la verdad, fue uno de los mejores regalos que me han hecho últimamente. Tenerlas en casa me llevó a "investigar" un poco y a aprender a cuidarlas, y como recompensa, me pasé todo el verano comiendo sabrosas fresas de "producción propia", criadas sin ningún tipo de pesticida y con mucho cariño. Y lo mejor de todo es que se reprodujeron y ahora de tres plantas tengo ocho que ya están creciendo y floreciendo.


Podéis criar fresas fácilmente en casa. No hace falta tener un jardín para ello ya que es una planta que se presta perfectamente al cultivo en macetas. Os cuento...

La fresa (fragaria vesca), también llamada "frutilla" o "fragaria" es un género de plantas peremmes, rastreras, estoloníferas que pertenecen a la familia Rosaceae.
En estado silvestre, las fresas se desarrollan en lugares de semisombra, bajo hayedos o robledales, o a la vera de caminos húmedos, junto a setos. Existen 20 especies de fresas, a las que hay que sumar gran cantidad de híbridos y cultivares que han reemplazado casi por completo a las variedades silvestres, ya que el tamaño del fruto es mayor que en las primeras. Hay variedades que dan fruto durante un periodo determinado y con otras puedes estar comiendo fresas hasta bien entrado el otoño.
Se distribuye por toda Europa, Asia templada y algunas zonas de América.


La planta tiene una roseta basal de donde surgen las hojas y los tallos florales. Producen brotes nuevos todos los años.
Los pecíolos de las hojas son pilosos. Cada pecíolo tiene una hoja compuesta por tres folíolos ovales dentados. Las hojas (que son verdes brillantes por el haz y algo más pálido por el envés), presentan una marcada nervadura y gran pilosidad.
Los tallos florales no tienen hojas y en sus extremos nacen las flores. Las flores, que son hermafroditas, son blancas, rosas o magenta, según la variedad, con cinco pétalos, cinco sépalos y varios estambres. Los insectos y el viento se encargan de la polinización.

Inicio de la formación de la flor

Normalmente tienen 5 pétalos...
...pero a veces tienen 6.


El fruto, que conocemos como "fresa", es en realidad un engrosamiento del receptáculo floral. Los puntitos que hay sobre ella son los verdaderos frutos.

Formándose el fruto...

...aunque a veces salen "engendros".


Necesitan un sustrato ligeramente ácido, rico en materia orgánica, con un buen drenaje.
Se deben regar a diario, sobre todo en época de fruto y si la temperatura es muy elevada. Sin embargo hay que evitar el encharcamiento del sustrato ya que un exceso de riego en un sustrato poco drenante puede producir podredumbre en las raíces. Se puede abonar durante el periodo de floración utilizando un abono orgánico (guano).

Se desarrollan bien en una posición luminosa pero sin demasiadas horas expuestas a la luz solar directa, ya que ésta puede dañar hojas y frutos. De la misma manera, una ubicación excesivamente sombría hará que los tallos se "ahílen" y se resentirá la calidad del fruto. Deben estar también protegidas del viento.
En cuanto a las temperaturas, aunque son capaces de soportar heladas en invierno, y calor intenso en el verano, su margen ideal está alrededor de los 18 grados centígrados. Hay que tener en cuenta que para que fructifiquen deben pasar algo de frío en invierno, aunque no extremo.

A finales de la primavera y principios del verano es cuando las fresas están en su mejor momento. Siguen floreciendo mientras fructifican. Los frutos se deben recolectar selectivamente, según su estado de maduración, para aprovechar todas sus propiedades.

Siguen floreciendo mientras fructifican...

Se reproducen por semillas, por separación de rosetas o por estolones de la planta madre. Los semilleros hay que prepararlos en abril o mayo. Las plantas que tengo este año son, por un lado separación de las rosetas y por otro plantones de los estolones. Éstos se desarrollan a partir de la roseta central. Producen unas pequeñas raíces adventicias, a partir de las cuales nacen otras plantas.










































En las fotografías anteriores podéis ver que el tallo del estolón puede seguir creciendo y dar otro estolón más. Cuando las plántulas de los estolones estaban algo desarrolladas las planté en macetas individuales sin cortar el tallo que las unía a la planta madre. Esperé para ello a que hubiesen arraigado. Durante éste tiempo hay que mantenerlas húmedas (no encharcadas) para que se desarrollen correctamente.

En invierno entran en un periodo de latencia en el que puede parecer que la planta está muerta. Sin embargo en la primavera renace. Cuando el tiempo empieza a enfriar es mejor apartarlas a un lugar protegido. Lo que yo hice con las mías, fue sacarlas de la jardinera grande y pasarlas a otras más pequeñas, que mantuve durante el invierno protegidas bajo una mesa en la terraza, con algún riego ocasional.

Si vais a cultivar fresas en el huerto o en un jardín podéis aprovechar espacios donde no podríais poner otro tipo de plantas, como por ejemplo, al pie de los árboles, junto a muros... Para alejar el fruto de las plagas y evitar que se pudra hay que procurar que no quede en contacto con la tierra, por lo que sería conveniente plantarlos en caballones que los mantenga algo elevados. Si no se pueden elevar, se debe proteger el suelo con un acolchado de paja o corteza. Si disponéis de invernadero, la planta queda mucho más protegida y es posible que adelante el tiempo del fruto.

Pero, como ya habéis visto con las mías, también se pueden cultivar perfectamente en contenedores y macetas, a poder ser amplias, con los mismos cuidados básicos.  Además, como es una planta muy decorativa da lugar a composiciones en espalderas, o en torres de tiestos, cestos colgantes...

Propiedades nutricionales de las fresas
  • Son ricas en vitamina C (100 gramos cubren la cantidad diaria recomendada). También contienen vitamina A (5 microgramos por 100 gr.), vitamina E (0,23 miligramos por 100 gr.), y menores cantidades de otras vitaminas como las B1, B2, B3 y B6. 
  • Tienen un elevado contenido en potasio, magnesio. También tienen hierro, fósforo, yodo y calcio y son bajas en sodio.
  • Tienen 2,2 gramos de fibra por 100 gramos de producto, lo que supone un aporte moderado.
  • Aportan flavonoides, ácido fólico, ácido cítrico, ácido salicílico, aćido oxálico y ácido málico.
  • Están compuestas en un 85% por agua. Son muy aconsejables en dietas de adelgazamiento.
  • En 100 gramos de fresas encontramos 0,7 gramos de proteínas, 7 gramos de hidratos de carbono y sólo 0,3 gramos de grasa.
  • Bajo contenido calórico (37 calorías por 100 gramos).
Usos medicinales
De la fresa se puede utilizar la raíz, las hojas, los frutos... Dependiendo de la parte de la planta que se utilice, las propiedades medicinales son distintas. Si se van a usar las hojas, deben recogerse cuando la planta esté en plena floración; las raíces, cuando esté acabando la temporada y la planta esté casi seca. Los frutos deben recolectarse cuando estén maduros y tengan un tono rojo o rosado.
  • Son diuréticas y antirreumáticas.
  • Tienen propiedades anticolesterol.
  • Astringentes y antiinflamatorias.
  • Mineralizantes.
  • Tienen grandes cantidades de salicilatos, unas sales muy positivas para prevenir enfermedades cardiovasculares, degenerativas y cáncer. Sin embargo, las personas alérgicas a las aspirinas (que están compuestas de ácido acetilsalicílico) deberán tener cuidado al consumir fresas, ya que pueden aparecer algunos efectos adversos.
  • Efecto laxante.
  • Se utilizan en el tratamiento de enfermedades de la piel (úlceras, acné...).
* Antes de utilizar cualquier tipo de planta, debéis informaros de su uso correcto y de las posibles contraindicaciones para evitar intoxicaciones u otro tipo de problemas.*

Usos en gastronomía
La fresa ha sido apreciada desde antiguo por sus propiedades y excelente sabor. Podemos encontrar fresas en los supermercados prácticamente durante todo el año, aunque son producciones procedentes de invernaderos y de importaciones.
¿Quién no ha comido alguna vez fresas con nata?... O fresas con azúcar, con azúcar y vino, con zúmo de naranjas... Se pueden consumir también en batidos, como helados, mermeladas, formando parte de tartas y pasteles. Incluso se puede elaborar con ellas un licor.
Las hojas frescas se pueden consumir como verdura, pero es algo mas infrecuente.

Recetas
Os dejo los enlaces de varios sitios donde podéis encontrar recetas curiosas que podéis hacer con fresas:

Ahora ya sólo queda que os animéis a plantar vuestrar propias fresas y... ¡A disfrutar!
Hasta pronto. 

martes, 22 de octubre de 2013

COCHINILLA ALGODONOSA

Hola ¿Cómo estáis?.
Últimamente he estado bastante perezosa y he tenido un poco abandonado el blog y también a mis pobres plantas. Y la consecuencia... me he encontrado varios ejemplares de cactus atacados por la Cochinilla Algodonosa.

Fijaos en la colonia que han formado en la cima de esta mammillaria...


..y en las axilas.

La Cochinilla Algodonosa es uno de los mayores enemigos sobre todo de los cactus y plantas suculentas, aunque también atacan sin contemplaciones a otras muchas clases de plantas.
Las hembras miden unos 5 milímetros y los machos algo menos. Ambos tienen forma ovalada. En su etapa adulta, éste insecto genera una especie de algodoncillo blanco pegajoso (de ahí su nombre) que le sirve como protección de sus huevos.
La cochinilla suele estar acompañada del hongo "negrilla", que se desarrolla gracias precisamente a esa especie de melaza que excretan estos insectos. Las hormigas también se sienten atraídas por ésta sustancia.

El daño se produce por debilitamiento, ya que estos insectos, que se desarrollan en colonias, succionan la savia, dejando a la planta sin fuerzas. Si el ataque es masivo y prolongado, pueden ocasionar su muerte.

El ataque se produce en condiciones de sequedad ambiental, y he observado que suele empezar en zonas ocultas de la planta, por lo que es conveniente girarlas de vez en cuando para poder apreciar su ataque. Este giro les vendrá muy bien también para evitar que crezcan torcidas.

Una vez que se ha detectado en una planta hay que separarla y vigilar toda la colección porque tienen una gran facilidad para trasladarse pudiendo contagiar fácilmente al resto de plantas sanas.

Tienen enemigos naturales como la "mariquita", pero al menos yo hace ya mucho tiempo que no las veo... Podemos utilizar otros métodos más drásticos. En los centros de jardinería encontraréis insecticidas para eliminarla, pero es muy probable que, de rebote, también eliminéis a otros insectos beneficiosos para el jardín. Lo que yo suelo hacer es pulverizarlas con alcohol de quemar ligeramente diluido en agua e ir luego retirando manualmente los restos. Si utilizais un palillo de los oídos impregnado en esa mezcla o un pincelito suave, también limpiareis la negrilla. Con éste método sanearemos bastante la planta, pero no hay que descuidarse, ya que puede haberse escapado alguna, con lo que el ataque se reproducirá. Por eso conviene repetir el tratamiento unos días después, y confiar en que haya sido suficiente. Aplicad este tratamiento en un lugar bien ventilado y lejos de vuestras mascotas, ya que el alcohol de quemar es tóxico. Hay quien utiliza una mezcla de agua, jabón y alcohol de quemar aplicándola de la misma manera, pero a mi me gusta más de la primera forma que os he comentado.

En esta imagen se aprecia que la pulverización de alcohol de quemar empieza a hacer efecto

A veces parece que la planta no acaba de recuperarse... puede ser que tenga cochinilla de las raíces, necesitando un producto sistémico para eliminarla.

La planta ya está tratada y he retirado los "cadáveres". Parece que de momento va bien, porque han empezado a salir dos frutos que no estaban hace unos días. Ya veremos...

Aunque las plantas que hayan estado cerca de la atacada parezcan sanas, no está de más pulverizarlas de manera preventiva.


Pues nada... si encontraís al bichito... paciencia.
Hasta otra.

lunes, 5 de agosto de 2013

GRAPTOPETALUM PARAGUAYENSE

Graptopetalum es un género de plantas suculentas perennes perteneciente a la familia Crassulaceae, nativas de México y suroeste de los Estados Unidos y que comprende unas 12 especies.
Fue definido en 1903 por el botánico Joseph Rosa. Generalmente se trata de plantas de porte casi rastrero (postrado) con hojas gruesas espátulo-abovadas que forman rosetas; suelen ser de color gris o verde grisáceo. Las flores se presentan en panículas y son normalmente blancas y con forma de estrella.
El nombre en latín del género "Graptopetalum" se refiere a una característica que define al grupo: los pétalos de sus flores, a menudo parecen estar "grabados" en su superficie por puntos o líneas de células de tono marrón rojizo. Es fácil en éste género que las diferentes especies hibriden entre si.


La especie Graptopetalum paraguayense es una de las más conocidas del género. Es nativa de México. Se la conoce también como "graptopetalo", "planta madre perla", "planta fantasma" o "Sedum weinbergii".

Sus hojas de color verde grisáceo con zonas rosadas, tienen una capa cerosa que las protege, y forman una roseta al final de un tallo alargado. Las rosetas crecen rastreras al principio pero poco a poco van alargándose los tallos.
Las flores son de color blanco en forma de estrella y comienzan a formarse a mediados-finales del invierno, abriendo normalmente en la primavera.

Inicio de la formación de las flores




Necesita muy pocos cuidados. Le gusta una zona muy luminosa y no le importa el sol directo, ni siquiera en las horas más fuertes del verano, aunque agradece un poco de sombra parcial algunas horas. La temperatura ideal de cultivo estaría entre los 15 y 25 grados.
El riego debe ser moderado en verano (esperando a que el sustrato esté seco antes de volver a regar), y casi nulo en invierno para favorecer su reposo. Cuando empiecen a aparecer los brotes florales se puede aportar algún riego ligero siempre que el tiempo no sea demasiado frío para evitar que se pudran las raíces (vigilar la aparición de manchas marrones en la base de los  tallos). Al regar hay que procurar no mojar las hojas para que no pierdan su protección cerosa.




En interior, mantener en invierno alejada de la calefacción, en un lugar luminoso y fresco (entre 5-10 Cº). En exterior resguardar de las heladas y mantener en seco.
Se puede cultivar en un buen sustrato para plantas crasas aportando una cantidad de arena o pequeños guijarros para favorecer el drenaje.
En verano puede aceptar abonados espaciados con un abono líquido especial para plantas crasas.
Es muy prolífica y aunque se puede reproducir por semilla, es más sencillo hacerlo por retoños y por esquejes de hoja. Cuando cae una hoja es muy fácil que enseguida desarrolle unas pequeñas raicillas y arraigue. Para mantener la planta con un buen porte es conveniente no manipularla en exceso, por la facilidad que tienen sus hojas en caer, y que pueden dejar los tallos desnudos, afeando mucho su aspecto. Por eso, si la cultivamos en maceta es conveniente no trasplantarla hasta que sus raíces asomen por el fondo. El mejor momento para el trasplante es la primavera.

Plántula nueva a partir de una hoja

Puede ser atacada por la cochinilla y la mosca blanca. Existen productos comerciales para tratar estas plagas, pero cuando se trata de cochinilla algodonosa, a mi me suele funcionar pulverizarla con una mezcla de agua y alcohol de quemar (1-3 aprox). Eso si, mejor no pulverizar cuando la planta está expuesta a pleno sol porque se pueden quemar las hojas. Y si tenéis pacienca podéis quitar la cochinilla manualmente con un palillo.


Hasta otra...