jueves, 17 de abril de 2014

ES TIEMPO DE FRESAS

Siempre me han gustado las fresas. Pero hacía lo que casi todo el mundo...  iba al "súper" o a la frutería y compraba las típicas bandejas. Sin embargo, el año pasado me regalaron tres plantas de fresa compradas en un vivero. Y si os digo la verdad, fue uno de los mejores regalos que me han hecho últimamente. Tenerlas en casa me llevó a "investigar" un poco y a aprender a cuidarlas, y como recompensa, me pasé todo el verano comiendo sabrosas fresas de "producción propia", criadas sin ningún tipo de pesticida y con mucho cariño. Y lo mejor de todo es que se reprodujeron y ahora de tres plantas tengo ocho que ya están creciendo y floreciendo.


Podéis criar fresas fácilmente en casa. No hace falta tener un jardín para ello ya que es una planta que se presta perfectamente al cultivo en macetas. Os cuento...

La fresa (fragaria vesca), también llamada "frutilla" o "fragaria" es un género de plantas peremmes, rastreras, estoloníferas que pertenecen a la familia Rosaceae.
En estado silvestre, las fresas se desarrollan en lugares de semisombra, bajo hayedos o robledales, o a la vera de caminos húmedos, junto a setos. Existen 20 especies de fresas, a las que hay que sumar gran cantidad de híbridos y cultivares que han reemplazado casi por completo a las variedades silvestres, ya que el tamaño del fruto es mayor que en las primeras. Hay variedades que dan fruto durante un periodo determinado y con otras puedes estar comiendo fresas hasta bien entrado el otoño.
Se distribuye por toda Europa, Asia templada y algunas zonas de América.


La planta tiene una roseta basal de donde surgen las hojas y los tallos florales. Producen brotes nuevos todos los años.
Los pecíolos de las hojas son pilosos. Cada pecíolo tiene una hoja compuesta por tres folíolos ovales dentados. Las hojas (que son verdes brillantes por el haz y algo más pálido por el envés), presentan una marcada nervadura y gran pilosidad.
Los tallos florales no tienen hojas y en sus extremos nacen las flores. Las flores, que son hermafroditas, son blancas, rosas o magenta, según la variedad, con cinco pétalos, cinco sépalos y varios estambres. Los insectos y el viento se encargan de la polinización.

Inicio de la formación de la flor

Normalmente tienen 5 pétalos...
...pero a veces tienen 6.


El fruto, que conocemos como "fresa", es en realidad un engrosamiento del receptáculo floral. Los puntitos que hay sobre ella son los verdaderos frutos.

Formándose el fruto...

...aunque a veces salen "engendros".


Necesitan un sustrato ligeramente ácido, rico en materia orgánica, con un buen drenaje.
Se deben regar a diario, sobre todo en época de fruto y si la temperatura es muy elevada. Sin embargo hay que evitar el encharcamiento del sustrato ya que un exceso de riego en un sustrato poco drenante puede producir podredumbre en las raíces. Se puede abonar durante el periodo de floración utilizando un abono orgánico (guano).

Se desarrollan bien en una posición luminosa pero sin demasiadas horas expuestas a la luz solar directa, ya que ésta puede dañar hojas y frutos. De la misma manera, una ubicación excesivamente sombría hará que los tallos se "ahílen" y se resentirá la calidad del fruto. Deben estar también protegidas del viento.
En cuanto a las temperaturas, aunque son capaces de soportar heladas en invierno, y calor intenso en el verano, su margen ideal está alrededor de los 18 grados centígrados. Hay que tener en cuenta que para que fructifiquen deben pasar algo de frío en invierno, aunque no extremo.

A finales de la primavera y principios del verano es cuando las fresas están en su mejor momento. Siguen floreciendo mientras fructifican. Los frutos se deben recolectar selectivamente, según su estado de maduración, para aprovechar todas sus propiedades.

Siguen floreciendo mientras fructifican...

Se reproducen por semillas, por separación de rosetas o por estolones de la planta madre. Los semilleros hay que prepararlos en abril o mayo. Las plantas que tengo este año son, por un lado separación de las rosetas y por otro plantones de los estolones. Éstos se desarrollan a partir de la roseta central. Producen unas pequeñas raíces adventicias, a partir de las cuales nacen otras plantas.










































En las fotografías anteriores podéis ver que el tallo del estolón puede seguir creciendo y dar otro estolón más. Cuando las plántulas de los estolones estaban algo desarrolladas las planté en macetas individuales sin cortar el tallo que las unía a la planta madre. Esperé para ello a que hubiesen arraigado. Durante éste tiempo hay que mantenerlas húmedas (no encharcadas) para que se desarrollen correctamente.

En invierno entran en un periodo de latencia en el que puede parecer que la planta está muerta. Sin embargo en la primavera renace. Cuando el tiempo empieza a enfriar es mejor apartarlas a un lugar protegido. Lo que yo hice con las mías, fue sacarlas de la jardinera grande y pasarlas a otras más pequeñas, que mantuve durante el invierno protegidas bajo una mesa en la terraza, con algún riego ocasional.

Si vais a cultivar fresas en el huerto o en un jardín podéis aprovechar espacios donde no podríais poner otro tipo de plantas, como por ejemplo, al pie de los árboles, junto a muros... Para alejar el fruto de las plagas y evitar que se pudra hay que procurar que no quede en contacto con la tierra, por lo que sería conveniente plantarlos en caballones que los mantenga algo elevados. Si no se pueden elevar, se debe proteger el suelo con un acolchado de paja o corteza. Si disponéis de invernadero, la planta queda mucho más protegida y es posible que adelante el tiempo del fruto.

Pero, como ya habéis visto con las mías, también se pueden cultivar perfectamente en contenedores y macetas, a poder ser amplias, con los mismos cuidados básicos.  Además, como es una planta muy decorativa da lugar a composiciones en espalderas, o en torres de tiestos, cestos colgantes...

Propiedades nutricionales de las fresas
  • Son ricas en vitamina C (100 gramos cubren la cantidad diaria recomendada). También contienen vitamina A (5 microgramos por 100 gr.), vitamina E (0,23 miligramos por 100 gr.), y menores cantidades de otras vitaminas como las B1, B2, B3 y B6. 
  • Tienen un elevado contenido en potasio, magnesio. También tienen hierro, fósforo, yodo y calcio y son bajas en sodio.
  • Tienen 2,2 gramos de fibra por 100 gramos de producto, lo que supone un aporte moderado.
  • Aportan flavonoides, ácido fólico, ácido cítrico, ácido salicílico, aćido oxálico y ácido málico.
  • Están compuestas en un 85% por agua. Son muy aconsejables en dietas de adelgazamiento.
  • En 100 gramos de fresas encontramos 0,7 gramos de proteínas, 7 gramos de hidratos de carbono y sólo 0,3 gramos de grasa.
  • Bajo contenido calórico (37 calorías por 100 gramos).
Usos medicinales
De la fresa se puede utilizar la raíz, las hojas, los frutos... Dependiendo de la parte de la planta que se utilice, las propiedades medicinales son distintas. Si se van a usar las hojas, deben recogerse cuando la planta esté en plena floración; las raíces, cuando esté acabando la temporada y la planta esté casi seca. Los frutos deben recolectarse cuando estén maduros y tengan un tono rojo o rosado.
  • Son diuréticas y antirreumáticas.
  • Tienen propiedades anticolesterol.
  • Astringentes y antiinflamatorias.
  • Mineralizantes.
  • Tienen grandes cantidades de salicilatos, unas sales muy positivas para prevenir enfermedades cardiovasculares, degenerativas y cáncer. Sin embargo, las personas alérgicas a las aspirinas (que están compuestas de ácido acetilsalicílico) deberán tener cuidado al consumir fresas, ya que pueden aparecer algunos efectos adversos.
  • Efecto laxante.
  • Se utilizan en el tratamiento de enfermedades de la piel (úlceras, acné...).
* Antes de utilizar cualquier tipo de planta, debéis informaros de su uso correcto y de las posibles contraindicaciones para evitar intoxicaciones u otro tipo de problemas.*

Usos en gastronomía
La fresa ha sido apreciada desde antiguo por sus propiedades y excelente sabor. Podemos encontrar fresas en los supermercados prácticamente durante todo el año, aunque son producciones procedentes de invernaderos y de importaciones.
¿Quién no ha comido alguna vez fresas con nata?... O fresas con azúcar, con azúcar y vino, con zúmo de naranjas... Se pueden consumir también en batidos, como helados, mermeladas, formando parte de tartas y pasteles. Incluso se puede elaborar con ellas un licor.
Las hojas frescas se pueden consumir como verdura, pero es algo mas infrecuente.

Recetas
Os dejo los enlaces de varios sitios donde podéis encontrar recetas curiosas que podéis hacer con fresas:

Ahora ya sólo queda que os animéis a plantar vuestrar propias fresas y... ¡A disfrutar!
Hasta pronto. 

3 comentarios:

  1. Hola Sonia!
    excelente la nota sobre las frutillas. Así les decimos acá, en Argentina.
    Si bien se cultivan ya en varias zonas, decir frutillas es decir 'Coronda'.
    Coronda es una ciudad del norte de la Provincia de Santa Fe. De clima cálido y húmedo, de suelos arenosos, no se encharcan y tienen un ph ligeramente ácido. Todo lo necesario para el cultivo de esta fruta. Viví allí algunos años. Los dulces de frutilla hacen mas rico cualquier desayuno y las conservas ayudan con cualquier postre.
    Gracias por difundir con tanta claridad la información.
    Saludos,
    Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cecilia. Gracias por visitar al "enanito...", y muchas gracias por tu comentario. Hasta pronto. Un saludo

      Eliminar
  2. Que preciosidad de fresas que tienes :D
    Besote!!!!

    ResponderEliminar